21 ene. 2017

Los Campeones Mundiales y sus fórmulas: Boris Spassky y la influencia de Tolush y Bondarevsky .





Spassky tuvo como primer guía al Maestro Vladimir Griegorevich Zak, de origen ucraniano, pero residente en Leningrado, hoy y antes de la Revolución, San Petersburgo, que dirigió sus primeros pasos, pero al ver los rápidos avances de Boris Vasilievich, lo canalizo desde los 15 años con el GM Alexandr Tolusch. Zak, de alguna manera fue como tutor de Spassky no solo en los aspectos del ajedrez, si no que apoyó a la familia de Spassky en los duros años de la posguerra de la Segunda Guerra Mundial.
Tolusch era un jugador agresivo y héroe de la guerra, era muy estricto en lo que toca a disciplina y al joven Spassky le parecía demasiado severo y al GM Tolusch le impacientaba el carácter rebelde de su pupilo y su asociación no duro mucho tiempo. Zak acercó a Spassky otro entrenador más tranquilo y paternal, pero también de enorme capacidad como el gran Tolusch, y este fue el GM Igor Bondarevsky. La combinación de las enseñanzas del táctico y agresivo coronel Tolusch, con las del metódico Bondarevsky crearon un estilo muy completo en Spassky, que siguiendo el sistema soviético de disminuir deficiencias más que aumentar los positivos,  formaron un ajedrecista de estilo universal, modelo que se consideró ideal en el sistema de enseñanza formulado por Lasker, Torre, Capablanca, Romanovsky , Modell y Botvinnik.

La Escuela Leningradense, competía con la moscovita, que se alimentaba de jugadores de toda la URSS, desde Uzbekistan, Azerbaiyán, y los lugares lejanos que se trasladaron al ambiente propicio metropolitano. En general los alumnos de Leningrado eran originarios de la excapital de Todas las Rusias, más homogénea, pero que dio una serie de grandes maestros de primera línea.
La escuela Ucraniana se consideraba de nivel igual a las de Moscú y Leningrado, pero se desarrolló un poco más tarde que las de Moscú y Leningrado porque después de la segunda guerra mundial que tuvo como escenarios los territorios de la Ucrania soviética, sus ciudades contaban con condiciones más difíciles y tardaron en recuperarse del paso de las tropas nazis, que asolaron grandes zonas de Ucrania.
El caso es que Spassky formó un repertorio más variado que muchos maestros de su generación, así como un poco más académico. Según estadísticas realizadas entre 1946 y 1966, los jugadores de Leningrado tenían mayor nivel de estudios académicos que los de Moscú, y además de tener por lo general como idioma natal el ruso,  a diferencia de los de Moscú, en que muchos de sus principales exponentes tenían idiomas natales de toda la URSS, como el mismísimo campeón mundial Petrosian, armenio étnico, aunque nacido en Georgia, facilitó que los textos que se producían internamente en Leningrado fuesen más uniformes y divulgados que los que se utilizaban en Moscú de prensa nacional, para uso no solo de los residentes de Moscú sino de todos los jugadores de la URSS.
En el occidente se conoció más la literatura ajedrecística de Moscú, que la local de Leningrado, por lo que los autores moscovitas son más conocidos que los de Leningrado. Los libros de Zak, por ejemplo, son menos conocidos en traducciones, pues de una decena que escribió , solo un par de ellos fueron traducidos a idiomas aparte del ruso, mientras que los de autores que fueron publicados por las editoriales que eran las fuentes de bibliografía de toda la URSS fueron más traducidos a idiomas occidentales.
El caso es que la producción ajedrecística de libros de Leningrado en su mayor parte es poco conocida fuera de Rusia.
Decía un entrenador residente de Moscú que autores como Averbach, Kotov, Yudovich, Estrin, Boleslavsky, Bronstein, Suetin, Furman, que aunque provenían de diversas partes de la URSS, pero residieron la mayor parte de su vida en Moscú, fueron más conocidos que los libros de los leningradenses Zak, Taimanov, Modell o Iljin Genevsky; siendo la excepción Botvinnik, pero que de Leningrado surgieron los campeones mundiales y jugadores “mas rusos”, como Spassky, Botvinnik y Korchnoi.
El libro reciente sobre Spassky, en honor de sus 80 años de vida, tiene capítulos que demuestran las fórmulas de Spassky, sobre todo sus pryomes. Se habla del pryome de Juego en el Centro, con 6 pryomes, lucha con peones aislados, con tres pryomes, Bloqueo y Restricción, con 8 pryomes, Puntos Fuertes, con 7 pryomes, Ataque en las columnas g y h, con 5 pryomes, Defensa, con 8 pryomes.
Sobre Finales, el libro muestra las especialidades de Spassky, los finales de Torres y los Finales de Alfiles, así como los combinados de Torre y Alfil contra Torre y Alfil, así como contra Torre y Caballo.
En combinaciones hay muchos de ataque con sacrificio y el resto del tema de sacrificios para contra ataque y defensa.
El juego con piezas mayores, una especialidad de Alekhine, lo consideran un tema pendiente en el juego de Spassky, así como los sacrificios de peón por iniciativa.  Es curioso que cuando uno analiza las monografías de jugadores hay temas que son ausentes en algunos jugadores, por los que se puede suponer que tenían deficiencias en ellos, pues no hay muchas creaciones en sus partidas selectas.
Según los autores de los libros de Spassky, se observan pocas fallas en sus cálculos de variantes y muy escasos ejemplos de descuidos de Spassky, pero también un gusto especial por ciertas estructuras de peones definidas, muchos temas claros y fáciles de identificar y pocas partidas caóticas y complicadas. Un jugador seguro y generalmente “constructor”, y menos inclinado a la defensa y al contra ataque. Desgraciadamente las nuevas generaciones conocen pocas partidas de Spassky , siendo para ellas su nombre más asociado con las derrotas ante Fischer, que con un dominio de una década de ajedrez entre 1963 a 1973. Hay que apuntar que el Campeonato Nacional mas fuerte de la historia de la URSS, el de 1973, lo ganó con contundencia Spassky, a pesar del peso de su derrota de 1972 ante Fischer.

19 ene. 2017

SIEMPRE EN EL RECUERDO Y EN EL CORAZON. GM MARCEL SISNIEGA CAMPBELL (1959-2013)





Pasan  ahora cuatro años y a veces parecen que fue ayer, o que fue hace décadas. A menudo le preguntó con la mente a Marcel, como antes lo hacía con un telefonazo, sobre qué opinaba sobre una cosa u otra, o le compartía una alegría, o buscaba su voz amistosa en busca de consuelo.
Hace unos años que escribo mucho sobre mi amigo, guardo y guardo archivos que no dan ganas de sacar a la luz porque siempre mis escritos me parecen indignos, ahora que no sé cómo consultarlo. Cuando escribí el pequeño cuaderno sobre sus partidas fue muy fácil, porque le pedía opinión de esto o aquello. Ahora solo con mi imaginación lo hago y me lo figuro quizás mucho más exigente de lo que lo recuerdo.
Fueron muchos años, son tantos recuerdos. Ya para 1973, mi gran amigo, tan bien ausente, el Dr. y MF Carlos Escondrillas emocionado me lo presentó y me comentaba el gran talento de ese joven que decía teníamos el deber de colaborarle para que se superase. Diez años después éramos un equipo, como en la foto de 1983. Pero en esos diez años hubo mucho que compartimos juntos. Los añoro tanto a mis dos grandes amigos. De ellos he escrito mucho, pero ahora solo para mí es la lectura. No deseo que nadie conozca mis escritos. Cuando los alcance, tal vez me decida a compartir algo, pero ahora, veo todo tan poco a la altura de estos dos grandes, que simplemente no puedo mostrarlos a nadie. Como  me duele a mi Enero, tantos amigos, tantos cariños se han ido en Enero. Es un mes que me llama a luto y a dolor, y aun así, no es más que una convención. Los rusos celebran la navidad en Enero, también el año nuevo casi a medio Enero, cuando en otros países se festeja la natividad en diciembre. No debiera significar algo especial. Pero es que en mis eneros se han ido tantos seres queridos…
En este enero no he querido apenas salir, un torneo, unas conferencias tal vez cuatro o cinco salidas, y es que el año pasado, cuando pase Enero completo en La Habana, parecía que solo malas noticias me llegaban. Mis hijas en tristeza por su madre, los aniversarios luctuosos de Marcel y de Fischer, los de otros amigos muy cercanos fuera del ajedrez, los de muchos cariños, muchos recuerdos.
Ahora de nuevo los amigos me escriben diciendo que cuando publico algo sobre Marcel. Es que simplemente no puedo…. Todo me parece tan inapropiado para expresar lo que se, lo que recuerdo y lo que siento….
Quiero escribir mucho sobre cualquier cosa, apaciguar mi mente y mi tristeza, pero es inútil, si frecuentemente me acuerdo de mi amigo del alma, en Enero…
Tantas cosas pasan en Enero… Trataré de tomar una copa de amor y embriagarme con algún proyecto, o llevando mi mente lejos, aunque sea unas horas, de los recuerdos, pues me duelen mucho….

El GM Eliskases , el mejor entrenador según Capablanca.y los libros desconocidos de Lasker.




Cuando Capablanca se preparaba para su esperado match de revancha, intentaba contratar al austríaco maestro de Innsbruck, Erich Gottlieb Eliskases, para que trabajase entrenando con él dos meses antes del match y dos meses durante el match, calculando el costo en unos 3500 dólares de aquel entonces. Muchos cuentan que Mecking tenía en alta valía también a dicho maestro, y el mexicano Pratt, maestro que vivió muchos años en Brasil, me comentaba que había que atribuir mucho de los avances del GM Mecking a ese ahora casi desconocido entrenador para las actuales generaciones. Se cumplirán pronto 20 años del deceso del GM austríaco y me permití preguntar ayer al GM Mecking su opinión sobre él, y contestó simplemente “¡Muy bueno!”. 



Gracias al oriundo de Innsbruck, conocí el excelente libro del gran excampeón mundial Lasker sobre el match Alekhine vs Bogoljubov; que me dio una visión especial sobre lo que era entrenamiento en ajedrez. En los años sesenta del siglo XX, solo conocíamos en México tres libros de Lasker: Curso de Ajedrez, Manual de Ajedrez y El Sentido Común en Ajedrez. Posteriormente el libro de Lasker sobre su match con Capablanca también llegó a mis manos, pero fue hasta los años ochenta, gracias a recomendación del gran Eliskases, conocí el de “Como Viktor llegó a Maestro” y el mencionado del match Alekhine-Bogoljubov. Pero en un reciente curso que dí a varios aspirantes a maestros, ocho jugadores de arriba de 2000 de rating, y me di cuenta que entre los jóvenes eran desconocidos los libros de Emanuel Lasker y el nombre del GM Eliskases. 

Fallecido el 2 de febrero de 1997, hace casi 20 años, lo seleccione como modelo de entrenador y diseñe el curso con ejemplos de partidas de Eliskases y comparando con algunas partidas y comentarios de Lasker, así como con cuatro partidas de Carlsen y en los ejercicios a todos los participantes se les hacía imposible identificar cuales ejemplos de esos tres maestros modelo pertenecían a cada maestro. ¡Todos se les hacía iguales! A otros maestros internacionales mexicanos les hice la misma prueba y se sorprendieron la “modernidad” de Eliskases y Lasker y cuan poco parecían sus partidas diferentes a las de Carlsen del siglo XXI. De hecho, todas parecían instructivas y actuales.
A la hora de encontrar patrones comunes, parecía que el método de razonamiento, los algoritmos eran iguales y en el curso principalmente, algunos me solicitaron les proporcionase más partidas modelo de ese “gran maestro desconocido” Eliskases.
A solicitud de esos temporales alumnos, no me quedó duda que a Eliskases y a Spassky, que cumplirá pronto 80 años, había que dedicar el siguiente Bucanero de Ajedrez número 2 de 2017, así como añadir algunas notas sobre apuntes de Bondarevsky , entrenador de Spassky, sobre el juego y pryomes de Eliskases y Lasker. Espero que el trabajo que hago en Bucanero 2 de 2017, colaboré en que se conozca un poco más sobre ese maestro que en México es desconocido y que fue muy generoso conmigo en dar algunos consejos para mejorar como entrenador. Hace unos 30 años, en 1987, como entrenador de Everardo Vazquez, viaje a Innsbruck y pude corresponder a la generosidad de Eliskases con algunas encomiendas sobre notas y cosas que de su hermosa ciudad natal me solicitó el maestro, que en épocas aciagas del nazismo tuvo que huir de sus lugares de su infancia y añoraba siempre tener noticias de lo que había sido. Ojala este 2 de febrero algunos amigos austriacos ajedrecistas le dediquen al menos algún homenaje por pequeño que sea en la plaza del Golden Dach en Innsbruck…