10 abr. 2018

ENTRENARSE EN AJEDREZ A LA CIEGA, PASO FUNDAMENTAL A LA SUPERACION.




En el número de abril de 2018 de Chess Life for Kids, se dedicó un artículo completo al juego de ajedrez a la ciega, escrito por Jennifer Vallens. En su introducción apunta:
“El Ajedrez a la ciega ayuda a su memoria visual y  espacial por lo que  es una gran herramienta de entrenamiento para mejorar su juego.
Pero así como el aprender a caminar es necesario antes de que usted  pueda correr, es mejor empezar con breves ejercicios de 20 minutos o algo así, para  las prácticas de visualización diarias. ¡De esta manera usted podrá pronto  jugar una partida de ajedrez completa a la ciega  y quizás un día romper el récord mundial de partidas simultaneas de ajedrez a la ciega
Comprender la relación de las piezas entre sí y con las casillas es  la piedra angular para jugar al buen ajedrez, sea a la ciega o de manera normal”
Luego da algunos tips de como mejorar el ajedrez a la ciega.
Hay muchos manuales escritos sobre el como jugar a la ciega y ejercitarse en ello.
Pero hay uno editado en México que yo recomiendo:
En el excelente libro del Dr. Manuel Lopez Michelone (auto apodado “La Morsa”), “Perfeccione su Ajedrez”, que originalmente él pretendía titular “Ajedrez a la Ciega” antes de que un entrometido editor decidiese poner el título final, se recopila una serie de artículos y opiniones de reconocidos autores sobre el juego de ajedrez a la ciega y como dominarlo, y me parece un excelente compendio sobre como mejorar la visualización en ajedrez, habilidad fundamental para el cálculo de variantes y la elección de la jugada.
Al entrenarse en ajedrez es importante acostumbrarse a estudiar libros de ajedrez sin usar piezas y tablero, reproducir las partidas y variantes en la mente.
Ya que al jugar ajedrez de torneo no se pueden mover las piezas al considerar y comparar jugadas para decidirse por una, una habilidad bien entrenada del jugar “a la ciega”, es prácticamente una necesidad para jugar a buen nivel.
Comentaba en un escrito anterior que muchas veces el problema del ajedrez en algunas poblaciones es el ámbito. Pero que ese impedimento tiene formas positivas y hasta estimulantes de solucionar.
“A los dueños de restaurantes y cafeterías pueden poner objeciones al ver piezas y tableros, pero si se hacen torneos de entrenamiento con solo utilizar unos cuadernos, no pueden poner ninguna traba, es como si se reunieran a platicar.
Torneos a la ciega son excelente entrenamiento para jugar torneos serios y para muchos entrenadores es fundamental e imprescindible que sus alumnos practiquen el ajedrez a la ciega. Basta que haya un árbitro que anote las jugadas y tenga a lo mucho una aplicación de ajedrez en su celular o Tablet”.
También comenté que durante semanas prepare a un jugador de más de 2100 con solo dos tablets y realizamos los entrenamientos  en una cafetería y nadie imaginaba que estábamos entrenando ajedrez.
Si los niños juegan los torneos a la ciega en cualquier área común de comida rápida que abundan en los “Malls” o centros comerciales, verán rápidamente los progresos.
En lo que toca a clases de ajedrez, es conveniente que un instructor use rotafolios con posiciones, ya sea con proyector o impresas, para dar las lecciones. Y si tiene que recurrir a un tablero demostrativo, hay que emplear una cortina. Es importante que los alumnos no vean los cambios de posición visualmente jugada a jugada, sino cada dos o más jugadas para acostumbrar a visualizar los movimientos de las piezas mentalmente.
Esta práctica es fundamental para hacer más intensa y productiva la clase.
Mi consejo es que juegue y comente partidas a la ciega frecuentemente,

REORGANIZANDO CURSOS ON LINE Y ESPECIALES:




Con Marzo terminan varios cursos intensivos y ahora veremos cómo se sintieron los que participaron en esos cursos que ahora juegan en el Nacional Abierto en Aguascalientes (5 alumnos) en el Subzonal de Costa Rica (1), en el Campeonato de Asia en Tailandia (4) y en diversos torneos en Suramérica (2).
Los cursos email siguen siendo los que más atraen a los estudiosos y 4 prefirieron participar en los intensivos.
Ahora para abril, convoco a cursos online regulares, pero al terminar los intensivos se abren seis horarios para sesiones de dos horas on line, sobre todo martes y jueves.
INSCRIPCIONES SE CIERRAN EL 11 DE ABRIL. CUPO LIMITADO:
También estoy promocionando una recopilación de los boletines que hice para los 8 suscriptores que gustaron de los boletines diarios que hice sobre el Torneo de Candidatos y que totalizaron 700 páginas, como a 50 páginas por ronda.. La edición resumen[UdW1]  con selección de análisis y una metodología para usar las partidas para ilustrar algunos temas, es de unas 130 páginas y es en si un curso para analizar partidas propias. Hay edición impresa y edición en PDF
Informes de cursos y de la edición resumen del Torneo de Candidatos 2018, en chesscom@hotmail.com


NIÑOS BAJO PRESION EN AJEDREZ.




Entrenar a los niños en resiliencia y en dificultades. Hay un dicho ruso: Hay que criar a los hijos con un poco de hambre y un poco de frío.
Y hay otro en México: Estamos como estamos, porque somos como somos.
El recién terminado torneo de Candidatos en Berlin mostró muchas situaciones especiales.
Una de las notables, es que por primera vez desde 1921 tenemos un retador al campeonato mundial de ajedrez de la raza latina. Siempre eran eslavos, un par de anglosajones, un holandés y de la India y Escandinavia. Pero desde Capablanca, nadie con sangre de los romanos llegaba a disputar el campeonato mundial. Con muchos campeones mundiales no oficiales como Ruy Lopez, Paolo Boi da Noto, Philidor y en cierta medida Morphy, solo Capablanca estuvo en el trono, aunque Carlos Torre, Esteban Canal y sobre todo Henrique Mecking estuvieron cerca de convertirse en retador, pero con Fabiano Caruana, parece que regresamos a ver ajedrecistas de la cepa mediterránea contendientes al máximo título de ajedrez.
Pero lo interesante en Berlín es como los contendientes enfrentaron la presión y lo importante que es para un ajedrecista manejar situaciones emocionales, ya que la toma de decisiones en una partida de ajedrez se ve muy afectada por este control de emociones.
Los niños mexicanos continuamente están sujetos a “exámenes” de ajedrez, torneos de calificación uno tras otro. Que si para ganar un aval, un lugar, una medalla. Eso tiene sus puntos buenos y malos. Por un lado estas cadenas de torneitos y torneotes han proliferado como un medio de fondearse asociaciones y directivos a base de exprimir a los padres de los niños. Otro aspecto lamentable es que prolongan demasiado la etapa en que niños se enfrentan con niños, y muchos de ellos llegan a jugar con adultos de manera regular a una edad mayor que las generaciones anteriores. Un niño que juega con niños más de dos años, ve retrasado su desarrollo como jugador formal, pero como no tenemos estudios estadísticos confiables, no se sabe con certeza que tanto daño hace. De hecho un gran porcentaje de los niños jugadores dejan el ajedrez antes de cumplir dieciocho años y por ello no sabemos que tan afectados quedan por jugar más de dos años en torneos infantiles. En la URSS como regla los niños jugaban con niños menos del 15% de sus partidas de torneo al año, en México, en la actualidad, un niño juega contra otros niños más del 70% de sus partidas, lo que retrasa su fogueo. Lo ideal es que un niño de 12 años jugase más del 50% de sus partidas de torneos con jugadores de más de 2000 de rating, pero en México cuando mucho llegan a jugar el 20% de sus partidas con jugadores de ese nivel, lo que debe ser malo seguramente.
Pero en Berlín vimos jugadores que tenían poco desarrollada su resilencia. Acostumbrados a jugar torneos de elite, donde no se califica a nada y casi una buena repartición de billetes esta asegurada, varios no resistieron la presión. Lo vimos en Aronian y un poco en Kramnik.
Hay un cierto nivel de presión que se necesita para  movilizar nuestros recursos para pelear. Algunos jugadores no pueden soportar la tensión y nunca podrían asumirla a pesar de ser muy buenos en e ajedrez. Hay algunos que se consumen en la presión e incluso revientan y se “escapan”, mentalmente de las situaciones muy tensas, basta recordar a Ivanchuk y como tronó en su match con Ponomariov y sus resultados variopintos. Su excelente preparación y su natural facilidad para el ajedrez se han visto contrarrestadas por un pésimo manejo emocional.
El ajedrez también involucra un poco de suerte, pero lo que hace la diferencia es si se está entrenado para soportar el calor y tensión de la lucha, y si no está bien fogueado en la lucha en situaciones desfavorables, seguro reprobará la asignatura de manejo de emociones.  
Hay una factor muy importante, el medio donde un jugador se desarrolló. Los jugadores de las supuestas “sociedades de bienestar” están menos entrenados para para soportar la tensión. No es secreto lo dura que era la escuela del ajedrez soviética, y aunque tenían algunos métodos de entrenamiento confidenciales, mucho ayudaba el entorno duro. No era fácil destacar y había siempre una lucha despiadada por los pocos lugares para competir internacionalmente, que era el único camino al éxito en el ajedrez y a disfrutar de privilegios y sitios destacados en la sociedad tan monolítica de la URSS. Eso ponía una enorme presión en los jugadores y el ganar y perder era como cosa de vida o muerte. Un ejemplo de la clase de gladiadores que esa presión producía la tenemos en un personaje como Korchnoi.
Los jugadores infantiles como se “conducen” en México, difieren en mucho de los cubanos de la misma edad. Hay poco fogueo emocional y algunos muy consentidos por sus padres en México, tal vez causados por el deseo de darles oportunidades que no tuvo la anterior generación. En Cuba también hay muchos casos, sobre todo con niños con familiares en “el exterior”, pero en la Isla hay una lucha por los puestos más dura que entre los infantes mexicanos, donde el “aval” es numeroso y con vías diversas para obtenerlo. Los niños cubanos prácticamente no participan en eventos internacionales “mundiales”, (más bien abiertos”, sino hasta que lo hacen como adultos y con reales perspectivas de triunfo, nunca debajo de los veinte primeros, mientras enviamos a los niños aunque solo puedan aspirar a lograr un lugar cuarenta, si bien le va. Pero money makes the world goes round”, o algo así. El caso es que aquí la meritocracia cede ante la mercadotecnia.
De la obra sobra, dicen los aeropuertarios, hay que mandar decenas a los mundiales infantiles, desde sub 4 hasta sub 80 si pagan….De cada peso invertido, treinta centavos se extravían en el camino…